Home > Una Rosita y sus espinas 🌷

Hola. Gracias por dar clic en el enlace del correo electrónico, así podré saber que lo leyó, o leyeron.

Este tipo de cosas usualmente se deberían hacer personalmente, pero debido a los evidentes y normales gestos de descontento y seriedad de la última vez que los vi, prefería no intentar algún acercamiento. Normal.

Solo quería pedirles perdón, a ud, Sra G, por haberla herido de las maneras que pude haberlo hecho. Absolutamente nada de esta situación fue agradable para mi y de esa llamada que me hizo llorando, tampoco podría pensar que para ud lo fue. De hecho, durante parte del tiempo que estuvimos cerca, fue muy difícil sobrellevar toda la montaña de cosas que estábamos echando y cuando se derrumbó, evidentemente el daño fue increíble. Dios no me creó con rencores y yo no los tengo con ud, aunque sé que hizo cosas que eran innecesarias y aunque no me lo haya pedido, yo la quiero perdonar por ello. Malo o bueno, ud es tan humana como yo y no puedo pararme en la zona del juicio para señalarla.

Y a ud, Sr, con mucho más ánimo le quiero pedir perdón, aunque durante mucho tiempo no entendía por qué hacía lo que hacía o por qué hizo lo que hizo, tampoco era apremiante que entrara de esa manera en algo que no tenía que entrar. Podría dar muchas justificaciones, explicar de muchas maneras, pero no podría, todo eso fue un error, uno bastante lamentable.

Sé muchas cosas que hicieron y dijeron, algunas de ellas ciertas y otras no tanto. Dios cuidó mi corazón de todo eso y para mi ya es parte del pasado. Para mi un pasado que me dejó valiosas lecciones y que estoy seguro a uds también.

Espero que las cosas en sus vidas salgan muy bien, que la nueva generación de LSG y LSG Kds los puedan ver e imitar para que ayuden a formar un grandísimo liderazgo en la zona que Dios los puso y que los proyectos que están emprendiendo con Gospel les den bastantes buenos frutos como los de VA. Durante algún tiempo no pensé que pudiera decir esto, pero me alegra ver que el propósito que Dios estableció para sus vidas se lleva a cabo.

 

Joel Abonía