Home > Portfolio > Gratitud > Mi cama | Gratitud

MI CAMA

17 / enero / 2015

Es mi segundo día de Gratitud y ha sido genial por dos cosas. La primera de ellas tiene que ver con encontrar motivos por los cuales agradecer, esta vez, no sé, fluyó mucho mejor que ayer, pues encontré varios de ellos. Es tan bueno que creo que haré una lista para tenerlos allí presentes y hablar de ellos en las siguientes ediciones.

La segunda cosa que fue genial, es que dos personas me escribieron para agradecerme por escribir. Una de ellas en sus palabras me dijo «Oye gracias…. leer hoy sobre Gratitud…me ha levantado el ánimo :)» y la siguiente me comentó cómo leer unas de las vivencias que experimenté hace unas semanas con Dios, le recordó al Dios sanador que tenemos. La verdad, es genial, me siento agradecido con Dios por poder de alguna manera ayudar a otros. Dios es quien hace todo y a Él debemos todo de nuestras vidas, pero poner un granito de arena me motiva y me ayuda a luchar contra mi mayor obstáculo a la hora de continuar con mis proyectos: la indisciplina.

Habiendo hecho ese breve resumen, quiero dar infinitas gracias a Dios por mi cama. Sí. Este lugar en donde descanso cada vez que lo necesito y en dónde puedo estar para reflexionar sobre muchas cosas que me pasan.

Muchas personas en el mundo son muy pobres. Algunos de ellos tienen un lugar fijo en donde vivir, pero no cuentan con la comodidad de un buen colchón. Algunos tienen que conformarse con un duro pavimento y cartones, mientras yo disfruto de una inmensa bendición.

Dormir bien tiene muchas ventajas: hace que nuestro cuerpo descanse. Que nuestro cerebro se oxigene. Despertamos con energías para el siguiente día. Aumenta nuestra capacidad de aprendizaje, entre otras cosas.

Cuando era niño mis papás nos acompañaban antes de dormir y orábamos unas sencillas palabras que se encuentran en el libro de los Salmos (4:8) «En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.» Creo que esa es la mejor parte de tener mi cama: Dios siempre lo hace. En momentos de miedos o confusión, Él es quien me ha protegido. Desde mis pensamientos hasta mi día a día. No hay un lugar en Él, en donde no exista esa anhelada paz.

Te invito a que tomes un momento y le agradezcas a Dios. Agradece a Dios en todo momento.

MÁS GRATITUD

Comparte esto si te gustó 🙂 y si no, también 🙂

Quiero saber tu opinión :)

Joel Abonía