Home > Portfolio > Gratitud > El Trabajo | Gratitud

EL TRABAJO

21 / enero / 2015

( Fotografía: el teclado de mi máquina… representa una parte vital para el desarrollo de mis actividades como comunicador )

Quisiera dividir esta Gratitud en dos partes: la capacidad de trabajar y tener un trabajo

Es muy importante tener la capacidad de trabajar. Que puedas decir «sí» a muchas ocupaciones. Tales ocupaciones suelen irse presentando en la medida en la que crecemos, pues, en la primera parte de nuestras vidas, nos dedicamos exclusivamente a ser un gasto ( una inversión para nuestros padres ) y no generamos ningún tipo de beneficio económico.

Eso va cambiando poco a poco y es así como en vacaciones tomamos nuestros primeros empleos. Los oficios varios de la casa en algunas ocasiones pueden ser recompensados con dinero o en especie. Hacer algún arreglo en casa de nuestros vecinos o ayudar con la tarea a algún primo que viene aprendiendo en un curso inferior al nuestro. No sé, cada uno podrá recordar qué cosas hizo, o está haciendo en sus tiempos libres para generar algunas entradas.

Tener esta capacidad es increíblemente bueno. Nos va enseñando que las cosas que realmente valen la pena, tienen un costo. Que representan un sacrificio.

En segundo lugar, tener un trabajo es supremamente vital. ¡OJO! No dije «empleo» sino «trabajo» … Tener algo en que ocupar nuestras mentes nos ayuda a alejarnos de toda la oferta dañina que hay allá afuera. Nos hace productivos y sí o sí, nos prepara para cuando tengamos que hacernos responsables económicamente de nuestras vidas y de los que (por fe) vendrán a hacer parte de nuestras nuevas familias.

Quiero darle gracias a Dios porque he contado con la bendición de siempre tener una fuente de ingresos. Al inicio de todo hice una pequeña oración, casi descuida, pidiéndole a Dios que me enseñara a confiar en Él antes que en mis habilidades de hacer dinero. Y Dios ha sido simplemente bueno.

Puedo decir, con mucha gratitud hacia Él, que nunca he tenido que buscar fuentes de trabajo pues todas Él las ha traído hasta la puerta de mi casa. Es una enorme bendición y es también un reto para que puedas poner tu confianza en la manera en las que Él hace las cosas.

Dios siempre está interesado en que nosotros estemos bien y puedo dar fe de que sus planes siempre son mejores que los míos.

Agrade a Dios en todo momento.

MÁS GRATITUD

Comparte esto si te gustó 🙂 y si no, también 🙂

Quiero saber tu opinión :)

Joel Abonía